miércoles, 6 de junio de 2012

El Ángel Negro de Nieves Hidalgo


El Ángel Negro de Nieves Hidalgo

En el invierno de 1667, Miguel de Torres y su hermano son exiliados de España a perpetuidad, acusados de alta traición. Intentan rehacer su vida en Maracaibo cuando el pirata Morgan ataca la ciudad y les convierte en esclavos, vendiéndoles en el mercado de Port Royal.
Kelly Colbert ha viajado a Jamaica como castigo a su negativa de aceptar un matrimonio pactado. En Promise, la hacienda de su tío, tendrá que luchar contra las normas de aquella sociedad y su desprecio hacia la esclavitud. Pero sobre todo, contra la pasión que despierta en ella el arrogante esclavo español.
Escapando de las garras de Promise, Miguel de Torres se une a corsarios franceses. Amargado y vengativo, jura hacer pagar a todos los ingleses la muerte de su hermano menor. Y cuando el barco en el que Kelly regresa a Inglaterra cae bajo sus garras, encuentra la víctima propicia para dar rienda a sus más bajos instintos. Miguel de Torres cuenta con dinero, con poder y con un arraigado rencor…Pero no tiene en cuenta el amor, un arma mucho más poderosa que el odio.

Opinión:
Reconozco que, ya por la sinopsis, había una cosa que me preocupaba: el tema de la "víctima propicia para dar rienda a sus más bajos instintos". Llevo ya muchos años leyendo romántica y hubo una época en la que se llevaban mucho los protagonistas que trataban como a un trapo a la heroína, mientras que ella lo soportaba porque era buenísima y le quería... Supongo que ya sabeis por donde voy: la línea que separaba esas escenas del maltrato (aunque solo fuese psicológico) era demasiado tenue para mi gusto, y en ocasiones se volvía inexistente cuando lo remataban con una "violacion/seducción" o, ya sin medias tintas, directamente con una violación. Así que comprendereis que el tema me preocupara, pero quería leer el libro y confiaba en el buen hacer de la autora para salir airosa de semejante situación.

Y no había nada de que preocuparse, o al menos no de que fuese demasiado lejos con el tema. Nieves Hidalgo prepara todo para que, llegado el momento, no haya la menor duda en el lector de que el sexo era consentido y querido por ambos. 

El problema fue, precisamente, que todo en la historia estaba tan preparado que sentía que no había sorpresas en lo que iba sucediendo. Era como ver caer las fichas de un dominó. Los acontecimientos se suceden de tal modo que el protagonista se ve avocado en una sola dirección, y él parece dejarse llevar por ellos hasta cuando se resiste. O por algunos secundarios, que apenas parecían jugar un pequeño papel para empujar a los protagonistas en la dirección adecuada. Hasta "el malo en las sombras" no supuso ninguna sorpresa para mi (y no, no había leído antes la novela cuando se publicó, gratuitamente, en su blog). 

La única sorpresa real fue una reaparición que no vi venir y de la que no daré detalles para no chafarosla a vosotros, por si quereis leer el libro. Pero reconozco que yo, en cierto modo, me sentí estafada por ella, ya que no tenía sentido y encima tampoco queda bien explicada.

En resumen, que la novela, aunque facil de leer y entretenida, ha supuesto una pequeña decepción, ya que, ante tanta previsibilidad, sentía como si ya la hubiera leído antes.

3  ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

¿Te gustan las novelas de piratas? ¿Lees novelas de autores españoles?

2 comentarios :

Lady Boheme dijo...

Leo novelas de autores españoles, sí, pero creo que ya sabes que esta, en concreto, no la leeré. La romántica así tal cual no va conmigo, y con esas portadas, mucho menos.

De piratas creo que sólo he leído La isla del tesoro ;)

¡Besines!

PD. Me has dejado flipada con lo de las violaciones... ¿En serio?

Kasumi dijo...

Si, ya me imaginaba que este libro no sería para ti, Lady ;)

Y sobre tu PD... No he exagerado ni un pelo. Yo me pienso "muy mucho" si leer o no novelas románticas de más de 15 años por este tema. No era la norma, pero los personajes masculinos solían ser muy machistas (tanto en histórica como en contemporanea) y las mujeres a veces me parecían felpudos... Cuando empecé a leerlas, ya no eran la norma, pero todavía era muy fácil tropezar con ellas, y a mi me las prestaban todas, así que fue un shock la primera vez que me topé con una de ellas... Pero más para mi hermana, que justo se animó a cogerme una (todavía yo no la había leído) y resultó ser esa...
Creo que no ha vuelto a leer una novela romántica en su vida, como mucho juvenil :o

Publicar un comentario

También podría interesarte