miércoles, 12 de septiembre de 2012

Las ranas también se enamoran de Megan Maxwell

Las ranas también se enamoran de Megan Maxwell

Marta Rodríguez es una joven y divertida madre soltera que conduce una Honda CBF 600. Trabaja en el taller de moda flamenca de Lola Herrera, donde hace un poco de todo. Tan pronto soluciona temas de banco como diseña y cose el mejor vestido de flamenca. La vida de Marta, y su entorno, da un giro de 180 grados cuando el hijastro de su jefa, Philip Martínez, un empresario inglés, serio a la par que sexy, se cruza en su camino. ¿Qué será Philip, una rana o un sapo más en el gran charco de la vida? 

Opinión:
Que cada vez hay más autoras españolas publicadas es un hecho. Que esta tendencia no es una moda, sino el reconocimiento de un verdadero talento, también. Y cuando se trata de novelas románticas y divertidas, la reina del panorama nacional es Megan Maxwell.

Tras un montón de reseñas leídas y habiendo comprobado personalmente que tenía un sentido del humor muy peculiar, decidí que ya iba siendo hora de darle una oportunidad a sus novelas y como ésta parecía haber enamorado a todo el mundo, la decisión estaba tomada.

Por suerte no me equivoque. Desde las primeras páginas me enamoró Marta y su grupo de amigos, y aunque Philip tardó un poco más, no tardé en estar deseando que ambos se entendieran y fuese algo más que su "rana" (alguien con el que acostarse sin compromiso).

La que no me gustó fue su hija. Ya sabeis mi disgusto cuando en los libros me tropiezo con adolescentes que tienen una actitud en plan "qué dura es mi vida" cuando no tienen problemas de verdad (vale, ellos pueden creerlo, he pasado por ello, pero no es así) y, para mi frustración, la hija de Marta podría entrar perfectamente en esta categoría. Por suerte Megan la hace espabilar de verdad y de una manera muy realista que me dejó aun más satisfecha con la historia (porque, a pesar de lo joven que es, Marta demuestra al final que se comporta como una madre y no una colega de su hija), así que acabé la novela encantanda y riéndome con el desenlace, como en casi todos los capítulos anteriores.

En resumen, una divertida novela con amor, diversión, algún pequeño tropiezo y sevillanas, que logró que me entraran ganas de leer más y que éste no fuera el último libro que leía de la autora, y ahora esté pendiente de su próximo lanzamiento.

5  ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

¿Te gustan las novelas de autoras nacionales?

6 comentarios :

Megan Maxwell dijo...

Que biennnnnnnnnnnn
Me encanta ver que la novela te lo hizo pasar bien. En cuanto a lo de la hija ¡te doy toda la razón! jajajaja
Besotes y gracias por la reseña.

Kasumi dijo...

¡Es que telita la niña! >:(
Pero bueno, como dije, lo resolviste tan bien que no me estropeó la novela.
¡Y gracias a tí por pasarte a saludar! :D

Lady Boheme dijo...

Tengo ganas de leer este libro, leí un relato corto de la autora y me gustó mucho, la verdad. Pero hay tantas lecturas pendientes... ¡a ver si le llega el turno!

¡Besines!

Kasumi dijo...

Leiste al final "Diario de una chirli" ¿no? Yo espero publicar pronto una reseña de otro libro de Megan Maxwell que he leido, pero este mes ya lo tengo completo, así que espero que salga para el próximo.

¡Besos! ;D

la enana dijo...

Eyyy...por fín una reseña de una novela que he leido!!!

Cayó en mis manos por casualidad y tengo que reconocer que me gustó mucho y me divertí leyéndolo :D

Kasumi dijo...

Bueno, alguna vez teníamos que coincidir, ¿no? ¡Me alegro que también te gustara! :D

Publicar un comentario

También podría interesarte