sábado, 22 de septiembre de 2012

Woochi (2009)

Woochi, cazador de demonios (Corea del Sur, 2009)
La historia nos muestra cómo hace cinco siglos sucedió un enfrentamiento sobrenatural entre demonios y dioses a causa de una flauta mágica. Jeon Woo Chi, un aprendiz de mago al que le gusta la juerga y es muy fanfarrón, intentará enfrentarse a los demonios, pero en su cometido es traicionado por el Maestro Hwa-dam, quien lo encierra en un pergamino mágico.
Cinco siglos después, en el Seúl de nuestros días, los demonios regresan a la Tierra para sembrar el caos y acabar con la humanidad. Desesperados, los dioses no tendrán otra opción que volver a liberar al fiestero de Woochi para que salve el mundo.

Opinión:
Imaginaros mi sorpresa el mes pasado cuando descubrí que esta película, que vi hace ya 3 años, se acababa de estrenar en un solo cine de Barcelona, para después sacarlo en Dvd y Blue ray en español (hace pocos días). Y más si tenemos en cuenta que ya se vió en Sitges (en versión original subtitulada, claro) hace 2 años.
Esa es la magia de los doblajes, que nunca sabes cuando pueden darte la sorpresa y sacarlo al mercado nacional como novedad...

En fin, que con la excusa del reestreno me decidí a volver a verla y comentar mis impresiones.

Lo primero que me chocó fue el doblaje. No me entendais mal, veo bastantes series y películas, sobre todo asiáticas en V.O.S., pero también dobladas al castellano y nunca pensé que un doblaje podría chocarme. Este lo hizo, porque creo que principalmente porque me recordaba al doblaje de las películas de serie B hongkonesas. Ya sabeis, esas de acción de Jacky Chan tipo "El mono borracho en el ojo del tigre". Pero claro, los efectos especiales (sin ser de ultimísima generación) y la calidad de imagen son completamente diferentes. Y la historia también.

Woochi es un mago natural. Nunca nadie le ha enseñado nada de lo que hace, pero un mago le acogió como aprendiz para tratar de encauzar sus ansias de fama y fortuna y tratar de alejarle de los conflictos con otros seres mágicos antes de que su falta de conocimientos le petiera en un lio del que no pudiera salir por no entender a las fuerzas involucradas. Por desgracia, Woochi no podía mantenerse apartado, ya que anda en busca de unos objetos mágicos que asegura la leyenda que convertirían al mago que los poseyera en el más poderoso del mundo, y mientras los busca, se mete en medio de una lucha entre demonios y dioses menores por una flauta mágica que acaba en su poder y una viuda a la que salva cuando le habían contratado para secuestrarla, y eso no solo le costará la vida a su maestro, sino que será él castigado por el crimen y encerrado para siempre en un pergamino.

Evidementemente, para siempre se convierte en 5 siglos cuando reaparecen los demonios y, al no haber ya magos, los dioses menores deciden liberar temporalmente a Woochi para que los ayude a capturarlos, prometiéndole que la liberación será en ese caso definitiva.

Una buena parte del metraje esperaba que fuese sobre los conflictos de un monje del pasado en un Seul moderno pero, aunque les hay, Woochi se adapta bastante rápido ocupado en pelearse con los demonios que aun tratan de reunir la flauta mágica que le metió en el lio, y persiguiendo a una mujer que es idéntica a la viuda de la que se enamoró y a la que entonces perseguían los demonios.

Además, por si con Woochi no tuvieramos suficiente, tiene un ayudante muy especial que también fue castigado con él y con el que las risas están aseguradas. Pero sobre todo con los dioses menores, y más en el presente, donde uno ¡se convierte y se hace sacerdote católico!

En resumidas cuentas, una peli para pasar una tarde entretenida con peleas espectaculares y risas, pero que os chocará en ocasiones sino estais acostumbrados a películas asiáticas, a sus ritmos y costumbres tradicionales, sobre todo al principio, pero sobre todo por su forma de terminar, más brusca (ejemplo, nada que ver con la película: si una película occidental termina con un jinete alejándose hacia el horizonte mientras suena la música, en una asiática acabaría cuando se subiera al caballo para irse con un simple pantallazo negro, música y títulos de crédito sin más vueltas).

3 ★ ★ ★ ★ ★


Por cierto, parece que Media3 Estudio, la productora que ha lanzado esta película al mercado español, se dedica a estrenar esas películas asiáticas que, solo por su origen, nunca llegarían al público español pero lo merecerían y ya han sacado otras películas como "El bueno, el malo y el Raro", "Gantz", "El hombre sin pasado" o "Encontré al diablo", así que habrá que estar atenta a con qué otros estrenos nos van a sorprender.

¿Os gustan las películas asiáticas? ¿Has visto alguna? ¿Las prefieres dobladas o subtituladas?

4 comentarios :

Kaoru Himura-Takarai dijo...

¡Te he dado un premio! Puedes verlo en: http://houseofthesilent.blogspot.com.es

Kasumi dijo...

¡Muchísimas gracias, Kaoru! :D

Nicis dijo...

A mí no me gustan las pelis asiáticas, auqnue de pelis poco y nada puedo ver :(

Besos!

Kasumi dijo...

Pero entonces, ¿no te gustan o no las puedes ver, Nicis? :o

Publicar un comentario

También podría interesarte