miércoles, 4 de diciembre de 2013

Garaje 451 de Manuel Miyares

Garaje 451 de Manuel Miyares
Chico, que vive tranquilamente en su plaza de garaje, encuentra chica. Chico, que no es un prodigio de inteligencia, la caga estrepitosamente con chica. Chico, cuyos amigos son casi tan disfuncionales como él, conoce a un científico loco que ha inventado una máquina del tiempo. Chico, como no podía ser menos, se embarca en una disparatada odisea espacio temporal transuniversal para recuperar a chica.
Quién no ha pasado por algo así, al fin y al cabo.

Opinión:
Si la semana pasada hablé de cómo me animé yo sola a leer un libro de un conocido y el cierto temor que sentí por si no era de mi gusto, en esta ocasión el libro me llegó directamente de manos del autor y conociendo su estilo escribiendo en este tipo de historias locas, estaba segura de que me iba a gustar.

La verdad es que sobre la historia alrededor de este libro hay mucho que contar y tampoco quiero alargarme mucho, ya que, en realidad, no es lo importante, pero tampoco quiero dejar de contar al menos un poco. Así, comienza 2 ó 3 años atrás, que fue cuando Manuel, el autor, me pasó la primera versión de una novela que estaba escribiendo entonces impresa en unos folios y me pidió que la leyera. No tenía nada que ver con las novelas que suelo leer, así que no estaba muy segura de que pudiera gustarme, pero insistió, así que, con un poco de miedo comencé a leerla y el resultado fue un tanto irregular. Había partes que me encantaban y otras que no me convencían nada. Pero si que había algo con lo que no pude callarme y fue la casi total ausencia de tildes, y (gran error) así se lo señalé en esos mismos folios para que lo corrigiera.

Así fue como me convertí en una de sus "correctoras oficiales", y como, de vez en cuando me encuentro con nuevos folios, nuevos mundos, y no siempre de mi gusto.

Pero "Garaje 451" no pertenece a ese grupo de escritos que me ponen en un compromiso y lo supe en cuanto empecé a leerla. Esta es de las que me encantan, porque es una historia tan absurda y loca que no puedes evitar reirte con sus personajes y sus vivencias mientras nuestro protagonista viaja de mundo en mundo.

Así, ya para empezar el punto de partida es un mundo donde la gente normal vive bajo tierra, en garajes, y la élite y los afortunados que pasan las pruebas de selección, pueden vivir en la superficie, que para la gente que vive en los garajes, ya solo existe en las leyendas. Nuestro protagonista no pasó sus pruebas, así que estaba condenado a permanecer para siempre en su plaza de garaje, sin embargo, no solo va a viajar entre dimensiones, sino que se va a ir encontrando a distintas versiones de sus amigos y ocupando el lugar de su propia versión en cada mundo que visite, permitiéndole conocer y experimentar otras posibles vidas. Pero algo que para otra persona podría llegar a ser algo emocinante, para él, que no tiene mucha idea de lo que sucede y, simplemente, va dejándose llevar, tiene mucho peligro. Y es que nuestro protagonista tiene tendencia a actuar antes de pensar (o no pensar en absoluto), maquinar planes que incluyan viajar en el tiempo para matarse a sí mismo y, en caso de duda, bajarse los pantalones.

Pero también es un romántico y está enamorado de una chica a la que ha alejado de él por una metedura de pata, y es precisamente tratando de encontrar una solución que le permita arreglarlo que conoce a Emmet Marrón, un científico que le propone usar su máquina en el tiempo (construida con una bicicleta de montaña) para conseguirlo, pero como tiene un pequeño problema técnico con la marcha atrás decide probar suerte con las dimensiones alternativas, convencido de que, en algún mundo, ellos 2 podrán estar juntos y ser felices.

Con un protagonista tan particular (y porque, como señala el autor en algún momento de la historia, sino no tendríamos libro), este viaje no será sencillo y su periplo entre mundos se convertirá en una suerte de Odisea con un Ulises desquiciado que busca encontrar el camino de vuelta a su casa y a su amada.

En cuando a la edición, me encanta la portada. Sé que es totalmente minimalista, pero realmente creo que era eso o algo muy elaborado y caótico. Claro, yo no soy una experta, así que puede que hubiese otras opciones, pero esta me ha convencido en cuanto la vi. Nunca la imaginé así, pero tras un primer ¿eh? extrañado, cambié a un ¡oh, sí! convencido. Lo malo de esta edición es que me hubiese gustado más en papel, pero quizás porque conozco al autor y realmente me hubiese gustado tener una copia de su libro en mi estantería, y al ser cada vez más fan de los ebooks no puedo dejar de reconocer que el precio de la novela en esta edición digital es exáctamente lo que yo espero encontrar cuando quiero comprar un ebook: menos de 3 euros (exáctamente 2'68 €). Y además en todos los formatos más habituales para que lo pueda leer cualquier eReader y sin DRM que limite su disfrute.

Eso sí, confieso que, con todas las vueltas que le dí en su momento para corregir los acentos y demás, según tuve el ebook y empecé a hojearlo toda emocionada, ¡todavía eché en falta alguna tilde!
Así que, por ese lado, también casi mejor que no haya salido en papel o ya me veríais como loca poniendo tildes en vuestros libros cómo pusiera mis manos sobre ellos ;p

En resumen, una novela corta divertidísima, alocada, por momentos absurda y en su mayor parte desenfrenada, que recomiendo sin dudar a quien le gusten las comedias y las historias de ciencia ficción difíciles de definir, ya que también podría encajar como una novela juvenil, o quizás sería mejor orientarla para aquellos que se sientan como eternos adolescentes, y es una distopía... o quizás, simplemente, podríamos definirla como una novella gamberra que te hará reir.

5 ★ ★ ★ ★ ★

¿Os gustan los libros de humor y ciencia ficción? ¿Qué os parece este libro?

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

También podría interesarte