jueves, 20 de mayo de 2010

Esto solo lo arreglamos entre todos

O como enfrentar a los trabajadores y distraerlos de lo verdaderamente importante.

Cuando mis padres eran jóvenes y yo no era ni un proyecto en su imaginación, en este país (por si alguien tiene dudas, España) tenía un gobernante cuyo sueño era dejar todo "atado y bien atado". Entre ellos, a los trabajadores. Así, los partidos políticos y sindicatos fuera de los "oficiales" estaban prohibidos, y sin embargo (o quizás, precisamente por ello) casi todos los días había manifestaciones y reivindicaciones en apoyo de múltiples causas, aunque todos supieran que siempre acabarían corriendo cuando apareciera la policía para disolverles.

Hoy, transcurridos los años, nos encontramos con que oficialmente no hay sindicatos "del partido", pero extraoficialmente no hay ningún sindicato que sobreviva unicamente por las aportaciones de sus miembros, sino que reciben mucho dinero del poder, y eso se nota. ¿O sino como se explica que haya tan pocas reivindicaciones desde sus filas? Ni siquiera en la tradicional manifestación por el Día del Trabajo. Ya ni se molestan en convocar a la gente ese día.

Tiene que pasar algo muy gordo, y que haya mucha gente cabreada, para que muevan el culo y decidan aparentar (al menos) que hacen algo en favor de sus compañeros trabajadores en las horas que están liberados para representarles. Y eso ha pasado esta vez: el Gobierno ha anunciado bajadas del 5% de media en el sueldo a todos los funcionarios, y como funcionarios hay muchos y saben como se gasta el dinero en la Administración por parte de los jefazos, han visto que se ha propuesto una medida "popular" para no tocar temas más sangrantes pero que tocarían el bolsillo de los que proponen las medidas y que, por supuesto, prefieren que los ciudadanos no tengan en cuenta ni recuerden más de lo imprescindible.

¿Acaso creéis que ese 15% de recorte en sus sueldos que algunos políticos (no todos) han anunciado es el único dinero público que perciben? Para muchos eso es calderilla comparado con lo demás, porque además muchos disponen de coche oficial (con o sin chófer), tarjeta para gastos, dietas por asistir a reuniones a las que debe asistir por su trabajo en su propia ciudad, un segundo sueldo (o varios) por tener distintos cargos (normalmente que se obtienen por el primero), si ha sido diputado o senador (o Presidente del gobierno de la nación) 2 legislaturas, una pensión de jubilación compatible con cualquier otro trabajo que tenga hasta alcanzar la edad de jubilación obligatoria al contrario que cualquier otro españolito de a pie, y así un largo etcétera.
O quizás se podría haber centrado en perseguir a los defraudadores fiscales (no al trabajador que se equivoca al rellenar una casilla de su declaración, que para eso ya están muy vivos) o de la seguridad social (esos empresarios que cuando van bien, porque así te pagan más, y cuando van mal, porque van mal, pero al final no hay contrato o la mayoría iba en negro y cuando te despiden descubres que no tienes derecho a paro), o a subir los impuestos de las grandes fortunas y las SICAV (que al pequeño ahorrador bien que le aplican un 19%, y no hablemos ya del IRPF, que estoy por convertirme en una sociedad para ver si consigo mejores condiciones en mis impuestos).

Pero no, eso tampoco interesa, no vaya a ser que los que tienen pasta tengan un poco menos, se cabreen y llamen la atención a nuestros políticos. ¿O quizás son suyos?

Podían haber propuesto un montón de medidas de ahorro, pero no, deciden ir a lo popular y fácil como primera acción pública (popular el rebajar a los funcionarios, fácil, el congelar también las jubilaciones normales, que no he oído nada de las suyas), que solamente no derrochando en un montón de cosas, ya sería un avance, pero quisieron dar el golpe de efecto y lo consiguieron.

Cuando hace un par de meses se lanzó la campaña "Esto solo lo arreglamos entre todos", todo el mundo en Internet se levantó unido contra semejante lema que volcaba la responsabilidad de solucionar un problema como es la crisis económica mundial, sobre los hombros de quienes menos o nula culpa tenían, pues nunca habían visto los beneficios (o muy pocos) y sin embargo sufrían las consecuencias, se consiguió que se retirara. Sin embargo, anuncian la bajada de sueldo de un colectivo de trabajadores como son los funcionarios, y los no-funcionarios se dividen entre quienes  les llaman "insolidarios" y los que no disimulan y parecen alegrarse en plan "¿De qué se quejan? A ellos no les pueden echar como a mi en la privada, así es que, qué se jodan" y sueltan los típicos chistes del café o cómo un día un funcionario les contestó mal (claro, porque a mi en las tiendas nunca me han mirado de arriba a abajo ni me han atendido mal, eso solo pasa en la Función Pública....).

Así que, desde aquí mi más sincera enhorabuena al Gobierno. Lo habéis conseguido. Habéis dividido a los trabajadores (que los funcionarios son eso, aunque a algunos se les olvide). Y seguro que ahora que los sindicatos han visto las orejas al lobo y parece que llaman a manifestarse, pocos no-funcionarios se unirán a las protestas olvidando que ya se han anunciado modificaciones laborales (es decir, para la empresa privada) pero no cuales y reaccionarán tarde, cuando ya no haya nada que hacer.
Mel lo ha resumido muy bien.

4 comentarios :

Miyares dijo...

Al leer tus dos últimos artículos he visto las cosas con gran claridad. Hitler en España, sindicatos comprados (no es mucha novedad la verdad)...¿Y si estuviese relacionado? ¿Y si alguien en las altas esferas del poder estuviese ocultando su verdadera identidad? ¿Y si ese alguien fuese en realidad Hitler? No estuvo solo de paso por aqui. Nunca se fue.
¿Soy el único que ve cierto parecido fisico entre De la Vega y Hitler? Has sido demasiado orgulloso cabronazo, deberias haber eliminado el bigote en tu nuevo yo.
Saludos Kasumi.
Entenderia que me baneases ;)

Kasumi dijo...

Un día me vas a tener que contar de donde sacas esas ideas, porque dejas las mías en pañales...

Lo del baneo de momento lo dejaré en suspenso :p

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

no puedo opinar...cuando en mi trabajo
afiliarte es te despedimos
...en fin..besos

Kasumi dijo...

¿En serio?
Eso solo puede significar que allí un sindicato tendría trabajo asegurado.

Me revienta que pasen cosas así y que la gente se aproveche de la necesidad de trabajo para explotar o quitar derechos aprovechándose del desconocimiento de estos que muchos tienen.
>:(

Publicar un comentario

También podría interesarte