martes, 23 de noviembre de 2010

El futuro del libro

Últimamente he leído varias noticias que "alertan" del peligro y las pérdidas que la "piratería" está suponiendo en la venta de libros de papel. 400 millones de euros en lo que va de año, ahí es nada.
Cuando se anunció el lanzamiento de Libranda, el portal de las editoriales españolas para la venta de libros electrónicos a librerías (si, nada de venta directa al usuario) ya dije que era una chapuza incomprensible a pesar de que proclamaban "haber aprendido de la industria discográfica".
Lo que no me dí cuenta entonces es que, a lo que habían aprendido, era a reclamar al gobierno. Y parece que para preparar el terreno, El País ha publicado en menos de 15 días 2 artículos en los que, o aprovechando el éxito de ventas de los ipads, o que se habla de crisis en el sector editorial, por la bajada de venta de libros este verano, se señala a la "piratería" como el causante de todos los males. O casi todos, que aunque bastante orientado, hay que reconocerle que el descaro no es total y siempre mete voces que reclaman cambios en la industria como único medio para salvar el sector.

Y en éstas estaba cuando he leído la que creo que es la primera editorial que analiza el tema del libro electrónico con seriedad y sinceridad. No es un artículo nuevo, pero es ahora cuando yo lo he encontrado.
Ya he leído declaraciones similares de autores y periodistas (aunque también los hay, como los músicos, que echan pestes de que exista la posibilidad de que alguien lea una linea suya sin pasar por caja,  y no aceptan ni bibliotecas, ni nada, no confundir con los que se aferran a los libros en papel frente al electrónico por motivos sentimentales). En este caso, la Editorial C&M, quizás adopta dicha aptitud porque es pequeña y ellas son las que tendrán que reaccionar primero si no quieren desaparecer, mientras las grandes tratan de prolongar lo inevitable y sacar el máximo beneficio posible con precios abusivos por el mismo libro en formato electrónico que el que venden en papel, como si su conversión supusiese grandes problemas que lo justificasen (cuando es al revés, ya que casi todos los libros actualmente se escriben en un ordenador):

Luego está el reparto del pastel: Los editores cobrarían menos porcentaje y los autores también. A pesar de que se saltan dos líneas de producción: las distribuidoras y las librerías, también es cierto que al no haber dos intermediarios y los gastos de producción bajan muchísimo, el precio del libro debe ser asequible. Los precios no pueden continuar siendo ni los mismos, ni el 50 % menos. Aún deben bajar más, porque a pesar de recibir menos dinero, también hay que agradecer que habrá plataformas donde el libro no tendrá la dificultad de traspasar fronteras y se podrán comprar en cualquier parte del mundo, por lo que los lectores subirán (o eso se espera).

Además, hay que añadir algunas de las declaraciónes de Jeff Jarvis para El País, que, si bien orientadas hacia el periodismo, pueden aplicarse casi a cualquier empresa afectada por la "revolución digital", a las que anima a reaccionar antes de que sus posibilidades de reorientarse sean aun más difíciles y les suponga un sacrificio aun mayor del que actualmente es necesario: 
"He pasado muchos años en este negocio, he trabajado duro para mantenerme al día, y pienso que algunos aún pueden reaccionar. Pero el cambio, en muchos casos, será demasiado grande y doloroso. (...) El coste de redimensionar el negocio, de perder empleados, de quitarse de en medio activos, es alto. Va a ser muy difícil para algunas grandes instituciones cambiar lo suficiente; y mientras tanto, van a emerger nuevos emprendedores que verán las oportunidades de negocio para irrumpir."

Es más, considera que en "un mundo de hiperabundante oferta de contenido, lo caro no es crear el contenido, sino encontrar el mejor contenido. No es que sea gratis crearlo, pero hay tanto que elegir que la selección se convierte en una gran necesidad. Y ese es un papel editorial." Luego, no está diciendo que tengan que desaparecer, sino que su trabajo debe cambiar y, por tanto, tienen que adaptarse lo antes posible a la nueva situación sino quieren quedarse a la cola o acabar desapareciendo.

Sin embargo, qué se puede esperar si hasta ellos mismos reconocen que no dan alternativa legal, que muchas veces, es el libro electrónico "pirateado" o nada. La razón que alegan para no dar un paso adelante y crear un auténtico mercado con libros en formato electrónico, "que no hay garantías de que no vaya a ser pirateado", cae por su propio peso cuando ves que, aunque  la oferta es muy reducida, los propios usuarios ponen al alcance de todo el mundo en Internet versiones gratuitas de los productos que ellos mismos han adquirido, sea en papel o formato electrónico. Es decir, la gente se toma el trabajo de convertir un libro de 300 páginas o más en un archivo electrónico, o deciden quitar el DRM del libro electrónico que han comprado porque no están de acuerdo con las limitaciones que les impone (no copiar, imprimir ni prestar). Así que, si realmente quieres un libro electrónico y no te lo proporcionan legalmente a un precio razonable y de forma sencilla, solo hay que saber dónde buscar, y casi ni eso, porque no es tan difícil encontrar sitios donde localizar casi cualquier libro en formato electrónico. Si hubiese esa alternativa facil y barata, ¿para que iban a molestarse muchos en buscar por segunda vez el libro? Pero para eso, reconozco que el precio debería ser casi simbólico. Ofrece a un millón de personas una historia atractiva por 1 ó 2 euros y ya verás como pican una buena parte. ¿Qué alguno lo buscará gratis? Es posible, claro. Pero seguro que por ese precio muchos lo comprarían, y si les gusta, lo recomendarán a otros, que a su vez, alguno, también comprará. ¿Cuántos libros electrónicos se editan actualmente en español? ¿Cuántos adaptan los lectores y ponen a disposición de todos? Si un libro electrónico no fuese tan caro, probablemente muchos de estos editores vocacionales dejarían de molestarse con tanto trabajo, pero hoy día les compensa el esfuerzo, ya que hasta esos libros electrónicos comprados legalmente, no están adaptados a los lectores y, tras pagar, tienen que pasarlo a un formato adecuado a su lector.

No hablemos ya de los fans que traducen libros recién publicados en EEUU meses o incluso años antes de que lleguen a nuestras librerías (si es que alguna vez lo hacen). Daría para un tema propio, ya que, aunque hay autores que lo rechazan de plano, los hay que hasta visitan esas webs y dan las gracias a los fans porque creen que si ya tienen seguidores tienen más posibilidades de que las editoriales finalmente adquieran y publiquen sus libros, y hasta he visto como alguno les animaba a traducir alguna serie suya de la que no habían traducido ningún libro aun (no puedo publicar enlaces porque el blog donde lo vi, hace meses tuvo que cerrar por problemas con editoriales españolas que no opinaban igual).

¿Creeis que no es posible? ¿Qué siempre va a ganar la opción gratuita? ¿Qué tras leer un libro gratis nadie va a querer comprarlo? Hay cada vez más ejemplos de lo contrario y solo voy a poner algunos de los escritos directamente en español: Apocalipsis Z, de Manuel Loureiro, que se publicó en su blog, Juegos de Seducción, de Nut, que se publicó hace ya años en Internet, donde fue un fenómeno entre las lectoras que con él descubrieron el género romántico homoerótico en español, y que ha tenido tan buena acogida que ya se ha anunciado la publicación de su 2ª parte, que también se publicó en Internet (de este no tengo link, ya que los libros de esta temática no me van y ahora al buscarlo sobre todo encuentro referencias a la edición papel), y cómo olvidar al último fenómeno de masas salido de la red, Canciones para Paula de Blue Jeans, que también acaba de publicar la 2ª parte, ¿Sabes que te quiero?

Las editoriales tienen que abrir los ojos, no solo para descubrir nuevos talentos que luego quieren restringir al formato papel. La solución a la que parecen aspirar como los músicos, cerrar webs mediante "la ley Sinde", es como poner un parche en una cañería que tiene cientos de microfiltraciones: solo servirá temporalmente, y puede llegar a empeorar la situación y hacer que la cañería reviente por otro sitio.

Quizás los de C&A no sean los únicos que se han dado cuenta y eso explique que alguna editorial española haya decido vender sus libros electrónicos fuera de Libranda, y al menos la Editorial Vestales los ha puesto en la librería digital de Barnes&Noble con un precio mucho más razonable (entre 4 y 7 dólares) que con el 20% de descuento que tiene en este momento, estoy segura que muchos lo aprovecharán.

Renovarse, adaptarse, o morir. Y sino, al tiempo.

¿Qué opináis sobre la situación de las editoriales? ¿Están planteando bien su estrategia?
¿Pagaríais por un buen libro electrónico? ¿Cuánto estaríais dispuestos a pagar?

12 comentarios :

Anabel Botella dijo...

Kasumi, estoy contigo. Las distribuidoras se llevan más del 50 % de los beneficios del libro por no hacer casi nada, y si este paso intermedio no está no entiendo por qué los precios siguen siendo tan altos. Si se rebajara aún más las editoriales y los autores ganarían mucho más.

Lady Boheme dijo...

Ya sabes que hace poco escribí una entrada sobre el mismo tema porque las editoriales nos han estafado (y lo siguen haciendo)durante mucho tiempo.

Yo pagaría por contenido digital, pero no en pdf ni en epub (en epub directamente no puedo leerlo). Me gusta retocar los archivos para adaptarlos a lo que yo quiero y, ya que pago, prefiero que sea sencillo. No creo que cueste tanto, pero hay tanto miedo por el pirateo que nos tratan de piratas de entrada... y así pasa.

Hasta 5 euros me parece incluso razonable. Pero claro, habría que ver quién se lleva ese dinero. Ah, y que no cobren NADA por autores clásicos, libres de derechos (como se hace en el mundo anglosajón, donde desde webs de librerías puedes descargarte el ebook sin pagar nada).

Y sigo viendo viable la opción de la biblioteca digital, prestar libros con un pequeño virus que los borre al cabo de x tiempo. Eso solucionaría gran parte del problema de la piratería, aunque las editoriales seguirían sin ganar dinericos...

Pero no nos engañemos. La venta no ha bajado por la piratería. A los que nos gustan los libros, nos gusta tenerlos en papel, tocarlos, regalarlos, etc. Las ventas bajan porque no es lógico que un libro cueste 20 euros, o 30. Una edición en tapa blanda, malucha, con una traducción mediocre... 20 euros. Así van las cosas. Compara los precios en el extranjero y mira los de aquí... A mí me parecen abusivos. Y así pasa...

Interesante entrada... Besines!

Kasumi dijo...

No digo que en su momento no hicieran algo los intermediarios, Anabel, pero desde luego en el comercio digital no tiene sentido mantener los intermediarios como pretende Libranda. No tienen sentido son esos precios como si fuesen libros de papel.

Ya me imaginaba tu opinión al respecto, Lady. Tú, como usuaria de un eReader fuiste incluso más tajante que yo. En ti y otros como tú pensaba cuando hablaba de tener que rehacer el libro después de descargarlo porque no se adapta a tu Reader, lo que me parece una faena como poco. Ahora que miro y ahorro para mi propio eReader estoy aprendiendo que el PDF es el peor formato para cualquier lector, salvo que ya esté adaptado, pero en las tiendas online no se dan opciones y la mayoría solo tiene pdfs, porque son los más fáciles de proteger, supongo...
¿Y tu crees que llegarán a regalar los clásicos? Si no son capaces de ponerlos a un precio razonable en papel como en Inglaterra, no creo que lo regalen de otra forma que como hasta el momento: en plan pack con tu lector.
Y por supuesto que yo tampoco creo esa asociación que están tratando de hacer de "bajan las ventas, la culpa es de Internet y sus terribles piratas" :p

Aurora dijo...

Hola

Para mí es la solución ideal, porque donde vivo no hay libros (al menos no los que me gustan) y si los hay son piratas y de muy mala calidad. Si los compro en Amazon, por ejemplo, el envío sale carísimo.

Por eso para mí los ebooks me han solucionado muchos problemas y afortunadamente no he tenido incompatibilidades de formato más que unas pocas veces.

Lo que me da nostalgia es que yo he crecido en una casa donde siempre había estanterías llenas a rebosar de libros y por eso me gusta tener en papel mis favoritos.

En fin, creo que finalmente la practicidad ganará la batalla y cuando por fin se estandaricen los formatos y haya una oferta más definida de lectores electrónicos, tendremos que decirle adiós al libro de papel :(

Un abrazo

Kasumi dijo...

Desde luego esa es una de las mejores ventajas de los libros electrónicos. Todavía cuestan un pico, es verdad, pero te ponen al alcance de la mano prácticamente cualquier libro que se haya escrito.

Yo también soy de familia lectora, y uno de mis regalos fijos por Navidad era un libro. El resto del año (salvo cumpleaños) podía o no conseguir que me regalaran alguno más, pero siempre tenía las bibliotecas y los libros de casa que leía y releía una y otra vez.
Adoro los libros. Pero está claro que los libros de papel van a convertirse en un objeto de lujo y coleccionismo. Pero no los actuales, que en seguida se amarillean y despegan, sino las ediciones buenas y las antiguas.

Para mi, ese es el futuro del libro papel, y el resto electrónico, pero no creo que consigan que haya un solo formato para todos los lectores.

Bao Chu dijo...

yo es que lo de leer un libro en el ordenador o similares, no lo veo, y eso que estoy todo el día pegada al ordenador.

y lo de la piratería....no me permito ni tomarme un café diario, me voy a permitir pagar 20 euros por un cd o un libro, que puede que al final no me guste o me acabe cansando.
Y me dan una pena todos los cantantes desde sus casas de miami, y con sus ropas de marca hablandome a mí de la crisis...

Lady Boheme dijo...

Bao Chu: Estoy de acuerdo con la segunda parte de tu comentario; respecto a la primera, yo tengo un e-reader y no tiene NADA que ver con leer en la pantalla del ordenador (ni en un iPad). Es una pantalla de papel y tinta electrónicas, una tecnología relativamente nueva (y, de momento, bastante cara), que emula la página de un libro y no emite luz. Es como si estuvieras leyendo en un libro de papel reciclado (no es blanco, sino grisáceo, cosa que, personalmente, me gusta más, el blanco impoluto me hace un poco de daño a los ojos).

Kasumi dijo...

Estoy con Lady, yo he leído (y sigo haciéndolo por el trabajo y oposiciones) mucho en pantalla, y si los eReader son lo que prometen, creo que, directamente, son una necesidad para mi, antes de que acabe con mi buena vista, antes de lo necesario al menos (la edad no perdona en cualquier caso).
Seguro que en cuanto conozcas los eReader, Bao Chu pasas a ser una convencida como nosotras... Bueno, a mi solo me falta ver uno, y a este ritmo, será el mio :p

Bao Chu dijo...

um...pues le echaré un vistazo si me lo recomendais. Aunque el precio es prohibitivo :P

y lo de la piratería, es que los argumentos que dan contra ella me encienden! (yo no compro pirateria, pero estoy a favor de las descargas)

Gracias por tu comentario Lady Boheme, y por supuesto a tí Kasumi :)

Kasumi dijo...

Eso dicen, Bao Chu, yo de momento hablo de oídas, pero Lady tiene un eReader, así que sabe de lo que habla y parece encantada con el invento.

Creo que va a ser mi autoregalo de fin de oposiciones. Ahora sería demasiado cruel tener uno y no poder dedicarle tiempo (para usarlo para mis temas tendría que adaptarlos todos y eso lleva también tiempo)

Lady Boheme dijo...

Sí, estoy encantadísima... jeje. Es muy importante, a la hora de comprar un ereader, que sea e-ink (tinta electrónica). Vamos, que un ipad, por mucho que digan e insistan, NO es lo más adecuado para leer. Es muy bonito, con sus colores, pero la pantalla tipo LED (no sé si es led exactamente, o LCD o similares) emite luz... con lo cual, es como leer en la pantalla del ordenador.

Mi e-reader, y los e-readers con tecnología de tinta y papel electrónico, simulan una página... No emite luz, no cansa los ojos (más que un libro), y el tono es similar al de los libros de papel reciclado... rollo grisáceo (al menos el mío).

De hecho, son caretes porque esa tecnología es bastante cara... y si los hicieran en color (que es posible) el precio sería astronómico (varios miles de euros...).

¿Se nota que me encanta? Evidentemente, los libros en papel son geniales y no reniego de ellos, pero para cierto tipo de lecturas (clásicos, o libros tochos que me podrían prestar, o coger de la biblio, libros imposibles de encontrar o, incluso, libros que no leería de otra manera), prefiero mi e-reader. Eso sí, mi cacharrín sólo lo uso para leer... Podría navegar por internet, meterle música... pero paso. Para internet tengo el portátil y la blackberry, y para la música, el iPod.

Cada cosa tiene su función...

Me emociono con el tema, jaja!

Por cierto, Kasumi, me parece genial tu autorregalo!! Y sí, mejor después de las opos, y así no tienes distracciones...

Kasumi dijo...

Con semejante defensa, ¿entendéis ahora que yo esté deseando hacerme con el mio?

Y si, tengo claro lo de la tinta electrónica, y me molesta cuando veo una pantalla LED que venden como "eReader", porque, con la diferencia de precio tan grande que tienen, estoy segura de que muchos picarán, lo comprarán y luego renegarán de ellos. Creo que solo deberían de poder vender como eReader o "Libro electrónico" (como han traducido en español) los que usen tinta electrónica por publicidad engañosa. Mi padre, por ejemplo, no sabría la diferencia y lleva trabajando con ordenadores 15 años (vamos, que no es un analfabeto digital).

Yo tampoco creo que vaya a usar mucho la función de conexión a Internet, pero sino encuentro otro eReader que me guste más a ese precio, prefiero tener la posibilidad y usarlo sin la conexión activa habitualmente (para ahorrar batería)

Publicar un comentario

También podría interesarte