viernes, 3 de agosto de 2012

Keizoku (1999)

Crímenes sin resolver (Japón, 1999)

Tras haberse graduado como la mejor de su clase en la Universidad de Tokyo, y considerada como perteneciente a la élite de los detectives, Shibata Jun inicia su periodo de prueba en la sección que se ocupa de casos considerados por el departamento como "sin solución". Su compañero, aunque a un detective muy respetado y con experiencia, se ha vuelto complaciente después de trabajar sin éxito en estos casos, que muchos consideran un ejercicio de futilidad. Al ser de clase alta, sus colegas tampoco esperan mucho de ella, pero sorprenderá a todos con su motivación y asombrosos poderes de deducción.

Opinión:
Llegué a esta serie después de descubrir "Keizoku 2", cuyo primer capítulo vi antes de lanzarme a buscar su primera parte. Y sinceramente, podría habérmelo ahorrado. 

Aunque la serie está muy bien, los personajes son muy interesantes y era muy divertido ver como Shibata descubría en cada capítulo "el truco" con el que se había conseguido cometer un crimen imposible, en los últimos capítulos la cosa se desmadró y entendí porqué en las carátulas extranjeras se calificaba a la serie como "surrealista".

A ver, no tengo nada en contra del surrealismo, pero es que la historia que une los últimos capítulos y el especial acaba siendo una auténtica locura sin sentido. ¿Control mental? ¿Posesión? ¿Drogas? ¿Una gran conspiración? Cualquier teoría es tan buena como la mia, porque os aseguro que no solo no se resolverá, sino que, como ellos mismos reconocen, "después de ver la película acabarás aun más confundido que al empezar".

De izquierda a derecha: Mayama, Kido, Nonomura, Taniguchi, Shibata y Kondo.
Sin esa última parte, la serie es genial ya solo por los personajes:
Shibata Jun, una novata que viene precedida por la leyenda de su padre, un gran detective de polícia, y haberse graduado ella misma en la mejor universidad del país, pero que dejará a todos descolocados por su aspecto desastrado y su fascinación por los casos en que parece haber algún elemento paranormal involucarado, y sobre todo por su gran capacidad de deducción, que al parecer ya empleaba a los 9 años, cuando su padre le llevaba los expedientes de sus casos para que los resolviera.
Mayama Tooru, un detective obsesionado por el asesinato de su hermana y que parece pasar de todo lo demás, pero que apoyará a Shibata en los casos y, a su modo, se hará amigo de ella.
Nonomura Koutarou, el jefe de la sección de Casos Sin Resolver. Parece estar solo preocupado contando los días que le quedan para la jubilación, pero además es un viejo verde que tiene una aventura con una adolescente con la que pretende casarse una vez que consiga el divorcio.
Kondo Akio, un detective con una gran familia y el único que manejaba un ordenador antes de que llegara Shibata. Parece vivir para sus clases de baile, de todos los estilos imaginables, ya que para no llegar tarde tiene puesta una alarma nada discreta en el ordenador que suena en cuanto se ha acabado la jornada laboral.
Taniguchi Tsuyoshi, un gigantón que parece intentar llamar lo menos posible la atención y que también revive cuando llega la hora de salir.
Y Kido Aya, la única detective que no trabaja en la sección pero parece pasar más tiempo allí que en su propio trabajo. Se hace amiga de Shibata y quiere que le presente a compañeros suyos de la Universidad de Tokyo, para encontrar así un buen partido.

En fin, que a pesar del WTF del final, la serie me gustó bastante y desde luego no me quitó las ganas de ver su segunda parte, aunque sospecho que, por lo poco que he visto, no tiene nada que ver con ésta, la original.

3 ★ ★ ★ ★ ★

¿Os gustan las historias surrealistas? ¿Disfrutais igual de una serie sabiendo que no habrá un final ordinario o que éste será abierto?

5 comentarios :

Xula dijo...

¿Why not? Al menos me has despertado la curiosidad. La buscaré a ver si la meto a calzador entre The big bang theory, Castle y Fringe. Besos

Seles Lützen dijo...

Tiene esta buena pinta.
A mí me gustan las historias surrealistas bien estructuradas, que me hagan pensar que podría ser.
Los finales abiertos me dejan nerviosa xDDD.

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Pues a mí con esto que dices del final me dejas algo descolocada. Tenía entendido que era una serie al más puro estilo BOSS (dorama magnífico), y a ver... me gusta el surrealismo si viene a cuento o si ya se parte de él, pero en una historia más o menos coherente si le meten eso pueden fastidiarla a base de bien.

Bao Chu dijo...

pues tenía buena pinta hasta que leí lo de surrealista...

Kasumi dijo...

Bueno, al menos indiferentes no os ha dejado :D

Y si alguna se anima (se me olvidó decir que yo al menos solo la encontré en inglés) ¡contadme que os ha parecido ese final!

Yo ahora estoy con la segunda parte y quizás tenga algo que ver, no estoy segura aun. Supongo que hasta que no esté completa (hay SP y película para cerrarla) no podré saberlo y dar mi opinión ya bien fundada... Pero os puedo adelantar que la 2ª parte me gusta aun más porque la locura parece llevar a alguna parte.

Publicar un comentario

También podría interesarte