miércoles, 2 de mayo de 2012

Pride (2004)

Orgullo (Japón, 2004)

Halu es el capitán de un equipo de hockey sobre hielo muy respetado por sus compañeros. Se toma muy en serio este deporte, pero no así el amor, al que considera un juego. Ahora ha decidido jugar con Aki, una chica que, desde que su novio se fue a Nueva York por cuestiones de trabajo, se dedica a esperarle en un puente que él diseñó. Ellos prometieron volver a encontrarse allí y Aki, fiel, acude cada domingo desde hace dos años. Sus amigas, cansadas de ver que él no regresa ni se comunica con ella, deciden que ya es hora de que rehaga su vida y la llevan a un partido de hockey. Allí verá por primera vez a Halu.

Personajes:
Satonaka Halu: El jugador. Vive por y para el hockey sobre hielo siguiendo las enseñanzas de su ídolo y antiguo entrenador, que le aseguró que un "iceman" (hombre de hielo) nunca debía enamorarse o perdería su "pride" (orgullo). Así que nunca se compromete y busca a mujeres que solo quieran "jugar" con él. Y aunque asegura a Aki que no corre el riesgo de enamorarse, desde el principio la busca cuando está en la pista, escucha su voz entre una multitud y quiere tenerla a su lado en todo momento, sacando fuerzas al saber que está ahí por él, mirándole ganar.

Murase Aki: La mujer del siglo pasado. Lleva 2 años sin recibir noticias de su novio, que se fue a Nueva York por motivos de trabajo. Él la dijo que volverían a encontrarse en un puente que construyó su compañía, así que cada domingo acude, aunque asegura que ya no cree que vaya a regresar por ella. Sus amigas y compañeras de trabajo deciden que lo mejor para que lo olvide es que empiece a salir de nuevo y la llevan a un partido de hockey del equipo que patrocina su empresa, y acabará conociendo al capitán del mismo. Aunque al principio no disfruta nada por la violencia de los partidos, el trato de Halu le parece bueno para ella porque así ya no tendrá que dar explicaciones a nadie sobre su vida y tendrá la compañía de un hombre si se siente sola. Pero pronto comprenderá que, si no quieres sufrir, no te puedes enamorar de un hombre que te asegura que solo quiere jugar contigo y que te admira por esperar tanto tiempo a tu anterior novio.

Opinión:
Esta serie es de las pocas que he visto y disfrutado aunque gran parte de la historia esté dedicada a un deporte. Qué el protagonista sea el capitán de un equipo de hockey sobre hielo no es solo un recurso argumental, sino que buena parte de la trama transcurrirá sobre una pista de hielo y lo que sucede en el equipo. Solo por esto, normalmente hubiese significado que no me hubiese planteado ni dos segundos la posibilidad de verla, pero vi un vídeo musical con imágenes de la serie y me animé a verla ya hace unos años, cuando se tradujo al español por primera vez y, sencillamente, me encantó, así que cuando me enteré que iban a sacar una versión mejorada, no dudé en volver a verla y, a pesar del tiempo transcurrido, no ha envejecido en absoluto.

La complicidad que hay entre Halu y Aki desde el primer momento es hermosa de contemplar aunque hay momentos en los que, no solo no los entiendes, sino que te dan ganas de darles un buen capón para ver si espabilan y se comunican. Porque ese es el verdadero problema entre ellos, que salvo para poner las reglas de su juego,  no se dicen lo que realmente sienten el uno al otro. Hablan más de su relación con sus amigos, que tratarán de ayudarlos, que entre ellos.

Por cierto, que el trato no implicaba (o garantizaba) sexo, solo compañía y jugar a ser novios hasta que volviera el novio de Aki, momento en el que se despedirían como amigos y sin rencores, ya que ambos aseguraban que nunca se enamorarían del otro, entre otras razones porque la Primavera (Halu) y el Otoño (Aki) son estaciones que, pase lo que pase, nunca estarán juntas, y más teniendo en cuenta que el exnovio de Aki es el Verano (Natsu), jugando con el significado de sus nombres como una razón más para no poder ir en serio, y que al final Aki volvería con su novio.

Por supuesto, no son los únicos personajes importantes de la serie, ya que paralelamente a la suya, transcurren otras historias de otros miembros del equipo de hockey al que pertenece Halu, los Blue Scorpions, como son las del nuevo entrenador y los mejores amigos de Halu, que también tendrán su oportunidad en el amor, sufrirán sus propios contratiempos y tendrán que decidir si están dispuestos a luchar por él, así como por su futuro como jugadores profesionales, en un deporte que nunca les hará ricos y del que posiblemente salgan muy lesionados.

Por desgracia para Halu, pronto tendremos claro que, a pesar de sus ideas y de no cortarse un pelo a la hora de negar sus sentimientos, Aki no tarda en ser muy importante para él, ya que representa al tipo de mujer que más le gusta: fiel, seria y sincera. Pero esas mismas cualidades serán las que, en última instancia pueden hacer que la pierda... y no os digo nada más sobre este punto para que lo descubráis por vosotros mismos, aunque supongo que más de uno, con todo lo que ya he dicho hasta ahora, sospechará porqué digo esto.

Además, su banda sonora es inolvidable y llamativa: la canción principal es "I was born to love you" de Queen y encontraremos varias de sus canciones más importantes también incluidas, como las míticas "We will rock you", "We are the champions" o "Bohemian Rapshody".

Por cierto, que también fue la serie por la que mi novio comenzó a sospechar que yo veía series asiáticas por algo más que por las historias, ya que, cansada que desdeñara la posibilidad de que me pudiesen parecer atractivos los actores, le puse una escena de Halu ejercitándose que cambió su concepto sobre mi interés por los asiáticos.

En fin, que recomiendo esta serie a los románticos, a los amantes del deporte y a cualquier persona que quiera disfrutar de una gran serie con una maravillosa banda sonora.

5  ♥ ♥ ♥

Os dejo el vídeo que en su momento vi, hecho por JennyProducctions (cuya web ya no existe), con la preciosa canción "Breathe me" de Sia (que está en Mi BSO) en el que se deja bastante claro que "el jugador" queda pronto atrapado en su juego y el dilema de Aki entre cumplir sus promesas o seguir a su corazón.


Y por si no queréis ni un poquito de drama ni de posibles espoilers, os dejo este otro vídeo, hecho con los vídeos subtitulados en español y la canción "I was born to love you" de Queen con algunas de las mejores escenas de amor entre Halu y Aki.


¿Alguna vez un vídeo musical os ha convencido para ver una serie o película a la que no dabais mucho crédito?

3 comentarios :

Charles Angel dijo...

Me encanto la reseña :)...pero he buscado el dorama y no lo encontré, me podrías decir donde encontrarlo por fis :)

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Adoro este dorama... Me echaba un pelín para atrás por el hockey, pero me alegro de haberle dado una oportunidad porque es una auténtica pasada. Kimura Takuya es muy, muy grande. Y la banda sonora, épica.

Kasumi dijo...

Ahora ya no pongo los enlaces directos, Charles, pero si que te puedo indicar quien los fansubeo en español: Koi Fansub.

A mi me pasaba lo mismo, Kaoru, y también descubrí a un gran actor, al que yo tomaba por un simple "idol". ¡Y los idols asiáticos nunca son simples! ;D

Publicar un comentario

También podría interesarte