miércoles, 29 de mayo de 2013

Probando, probando: Final de la prueba de Lissea

Hace un mes os contaba que había sido elegida como probadora de una nueva linea de cuidado para el pelo, y que al cabo de un mes de usarlo os contaría cómo me había ido.

Los resultados han sido bastante buenos, pero no tanto como esperaba (problemas de emocionarse con las cosas), pero vayamos por partes para que quede claro.

Lissea aseguraba que ayudaba "a facilitar el alisado o moldeado, dejando el cabello suave y desenredado, evitando el encrespamiento, por lo que está especialmente recomendado para cabellos secos o indisciplinados". Yo, como tengo el pelo rizado, lo tengo muy seco, así que parecía perfecto para mi.

Cuando probé el Champú, ya noté que era diferente: a diferencia de los que he usado hasta ahora, éste es muy espeso y viscoso y con un olor a plantas que me encantó. Sin embargo sus efectos no los notareis a la primera, sino que son acumulativos, por lo que, aparte de lo dicho, no noté ninguna diferencia en el cabello mientras lo usaba, aunque sí en las siguientes ocasiones. Todo lo contrario que con el suavizante, que ya desde la primera vez que lo usé desenredó completamente el cabello, y sin embargo, posteriormente, ya no fue tan espectacular al hacerlo antes, prácticamente por sí solo, el champú, por lo que se convirtió en una suerte de mascarilla ligera.

En cuanto a los productos para después del lavado, no me han servido para mejorar el secado, pero aquí me temo que puede haber sido también por torpeza mia. No soy muy habil alisándome el pelo, y fue lo primero que intenté, ya que se suponía (y daba la sensación) de que me ayudarían con el secado. Al principio, así lo parecía, pero llegó un momento en el que tuve los problemas de siempre y desistí, una vez comprobado que, además de productos adecuados, necesitas poner algo de tu parte, y yo necesito ayuda en ese aspecto, así que volví a mi estilo habitual, rizado.

Aun así, si que noté diferencias, y saqué fotos para que vosotros también pudierais comprobarlo. Por desgracia, aunque traté de reproducir todas las variables posibles para que la única diferencia fuese el cuidado del cabello (me puse hasta la misma chaqueta), me falló la luz del día y el color parece diferente. Sin embargo, si dejamos de lado ese detalle, creo que se puede ver que el pelo está menos inflado y el rizo más marcado.

Sin las fotos para comparar, yo ya notaba que tenía el pelo más manejable y brillante y, desde luego (si no intentaba experimentos con el secador), menos encrespado. Así que creo que puedo dar por buena la experiencia con Lissea y quiero dar desde aquí las gracias a Rene Furterer y Belleza en vena por darme la oportunidad de probarlo.

¿Os ha parecido interesante esta experiencia?
 
Este post ha sido redactado según el Código  de Confianza C4C.
 
 

2 comentarios :

Daria Consolacion Díaz Cuetos dijo...

Lo primero saludarte ya que llevó un tiempo ocupada,darte la enhorabuena sí as logrado que por lo menos sea más marcado y el que el pelo rizado tiene sus inconvenientes.Un saludo

Kasumi dijo...

Muchas gracias por la visita, Daría.
Me encanta el pelo rizado, pero a veces parece que haya que "domarlo" y, la verdad, no esperaba que lo lograra (manteniendo el rizo) un producto que parece destinada para lo contrario: alisarlo.
Así que estoy muy contenta con el resultado ^_^

Publicar un comentario

También podría interesarte