miércoles, 21 de mayo de 2014

The Heirs (2013)

Los Herederos (Corea del Sur, 2013)
El que lleve la corona, debe soportar su peso
Son un grupo de estudiantes de secundaria, de la élite, privilegiados, y se están preparando para hacerse cargo de los imperios empresariales de sus familias. Parecen tener todo bajo control. Todo, salvo sus vidas amorosas.
Kim Tan es el 2º heredero del Grupo Jeguk, y fue enviado a estudiar a los Estados Unidos hace 3 años. En realidad, es una forma de exilio, ya que su medio hermano mayor, Kim Won, pretende así hacerse con el negocio familiar sin oposición por su parte. Pero mientras está en los Estados Unidos Kim Tan se encuentra con Cha Eun Sang, una chica normal coreana que está buscando a su hermana mayor. Tan pronto la conoce se siente atraido por ella, sin saber que es la hija del ama de llaves de su familia. Cuando su prometida Yoo Ra Hael llegue dispuesta a recordarle su compromiso y pedirle que regrese a Corea, su corazón se debatirá entre el amor y el deber.
¿Quién dijo que ser un heredero y estudiante de secundaria fuera fácil?
Personajes:
Kim Tan. Príncipe a su pesar. Toda su vida, como la de cualquier heredero, se basa en las apariencias, los contactos y el dinero. Por desgracia para él, las apariencias lo son todo, ya que tiene que evitar que nadie descubra que en realidad no es hijo de la segunda esposa de su padre, sino de su amante, y por tanto es ilegítimo. Su hermano nunca le ha permitito acercarse a él y cuando llegó a la adolescencia le envió a estudiar a EEUU con la orden de que lo pasara bien y nunca regresara a Corea, ya que el hecho de que su padre le reconociera lo interpreta como una amenaza para su herencia, a pesar de que Kim Tan lleva toda la vida admirándole y asegurándole que no le interesa entrar en el mundo de los negocios. Antes de ser exiliado era un auténtico matón, y cuando conoce a alguien de su edad que le reconoce no puede evitar preguntarle si le acosó cuando eran más jóvenes. Conocer a Cha Eun Sang es recordar esa Corea que dejó atrás y al mismo tiempo cómo le gustaría que fuese en realidad.
Cha Eun Sang. Entre príncipes a su pesar. Su sueño es escapar de su vida, y cuanto más lejos mejor. Vive prácticamente en la miseria, ya que su familia se endeudó para pagar el tratamiento médico de su padre, que aun así falleció, por lo que tiene varios trabajos temporales que compatibiliza con el instituto y su madre solo ha podido encontrar un trabajo estable con una familia rica, ya que son los únicos que valoran tener una criada muda. Cuando su hermana mayor, que vive en EEUU anuncia que se casa y su madre pretende enviarle todos sus ahorros para la boda, decide llevarlos ella misma con la esperanza de quedarse a vivir allí. Lo que se encuentra es algo muy distinto, y gracias a que tropieza con otro coreano no se queda en la calle sin dinero ni pasaporte. Pero pronto descubre que la vida de este chico es más complicada de lo que parece y es mejor considerar todo lo que ha vivido junto a él solamente como un bonito sueño y regresar a la realidad de Corea junto a su madre. Si todo hubiera vuelto a la normalidad, lo hubiese aceptado, pero en Corea las cosas se han complicado más y ahora tendrá que vivir en la casa donde trabaja su madre, donde están a punto de recibir de vuelta al hogar al segundo hijo de la familia y donde no podrá escapar a las maquinaciones que parecen mover las vidas de los ricos y poderosos.
Choi Young Do. El príncipe furioso. Durante años fue el mejor amigo de Kim Tan, pero algo sucedió que rompió su amistad justo antes de que él se fuese a EEUU. Su padre es dueño de una cadena hotelera donde le hace fregar los platos para "aprender desde abajo" y le tiene prohibido perder. Es el amo del instituto y suele elegir a un alumno becado para atormentar hasta que no lo soporta más y pide el traslado y abandona el instituto. Se fija en Eun Sang antes de saber que Kim Tan está interesado en ella, pero no sabe como acercarse sin espantarla aun más, así que recurre a zancadillas, amenazas o sobornos para poder estar más cerca de ella, tocarla, que ella le hable o, al menos, le haga caso. En el fondo, lo que le pasa es que tiene que crecer y aprender a relacionarse con la gente como un adulto y quizás la única manera es que aprenda primero a perder.
Yoo Ra Hael. La princesa que lo quiso todo. Prometida con Kim Tan como un matrimonio de conveniencia más entre familias adineradas, sin embargo ha decidido que quiere tener un matrimonio de verdad y que lo suyo sea algo más que un acuerdo comercial. Por desgracia no contó para esto con su prometido, que parece bastarle con lo que tienen y haber decidido buscar el amor por otro lado. Desde que ve a Eun Sang la siente una amenaza y está dispuesta a todo para quitarsela de en medio. Su madre se ha comprometido con el padre de Young Do, lo que les acerca y alía, ya que ninguno de los dos está de acuerdo con este matrimonio y harán lo que sea para evitarlo, o al menos para que no les enreden a ellos en sus planes.
Kim Wo. El príncipe heredero. Es el primogénito y ha vivido la lucha por el poder entre su padre y sus tíos cuando murió su abuelo, así que, cuando apareció su padre con un hijo ilegítimo, lo vio como una amenaza para su herencia y decidió mantenerse lo más lejos de él. Cuando Kim Tan llegó a la adolescencia, y al no haber desistido en todos esos años en tratar de acercarse a él, lo envió a EEUU con la orden de divertirse como un heredero sin preocupaciones y no regresar jamás a Corea. Cuando este decida regresar después de 3 años, a punto de cumplir los 18 y con su padre decidio a cederle acciones de la empresa, ya no podrá ignorarlo, ni tampoco el futuro que, como heredero le espera y el precio que hay que pagar por el poder.

Opinión:
Dude en verla: me recordaba demasiado a Hana Yori Dango, pero sin serlo y hasta lo protagonizaba uno de los actores que habían protagonizado la versión coreana, Lee Min Ho, que hasta ese momento creía que trataba de alejarse de este tipo de dramas porque llevaba tiempo interpretando personajes más adultos y hasta de más edad de la que en realidad tiene. ¿Por qué volver a interpretar a un niño rico de 18 años? Creo que esta duda fue la que me animó a ver la serie.

En cierto modo tenía razón al recordarme a Hana Yori Dango, pero, al mismo tiempo, era diferente y me alegro de haberla visto. La frase "El que lleve la corona debe soportar su peso" es fundamental en la trama. Todos los personajes poderosos (o de familia poderosa) van a encontrarse en algún momento de la trama teniendo que valorar qué es lo que quieren y cuanto están dispuestos a pagar por ello. Porque puede que sean ricos, pero ninguno está satisfecho con eso y quieren más y para tenerlo deberán renunciar a otra cosa. Pero, ¿estarán todos dispuestos a pagar ese precio?

En este mundo, Eun Sang es el elemento desestabilizador, ya que provoca una reacción en Kim Tan y lo hace querer luchar por cambiar su vida. Por desgracia para ella, la mayor parte del tiempo se verá arrastrada por el resto de personajes, sus intrigas y manipulaciones. Y a pesar de que Kim Tan la pide que confie en él para protegerla de su mundo, la realidad es que es solo un adolescente y su fuerza es limitada, por lo que tratará de mantener las distancias o alejarse de él la mayor parte del tiempo y deja al espectador en un estado de incertidumbre, ya que quieres ponerte de parte del amor de Kim Tan, pero eres consciente de que toda la situación ha colocado a Eun Sang al borde de un precipicio del que cualquiera puede hacerla caer, ya que es el eslabón más debil y al que parece que nadie dudará en sacrificar.

Muy interesante es ver como, al tiempo que Kim Tan decide que quiere elegir al amor como lo principal en su vida, por encima del dinero y lo que se espera de él, otros personajes adultos se encuentran en una disyuntiva similar: Kim Wo, el hermano de Kim Tan, ha mantenido su amor separado de los negocios hasta ahora, pero no podrá seguir postergando su decisión y deberá de elegir si sacrificia sus ambiciones o su amor, o la madre de Ra Hael, que se reencuentra con su amor de juventud al que entonces abandonó por la posición social y ahora se replantea su decisión, o el padre de Kim Tan, que tiene muy claro que el amor no se puede interponer en los negocios, pero que no siempre lo tuvo tan claro.

Como curiosidad os diré que esta serie al final no es otra cosa que una gran historia centrada en las apariencias y en el qué dirán, muy bien desarrollada y con unos personajes que no pueden ser considerados para nada planos, a pesar de lo que en un primer momento podamos creer de algunos, ya que hasta los secundarios con menos protagonismo tendrán su momento para lucirse. Es brillante el momento en que explican a Eun Sang la jerarquía de "castas" del instituto que va desde los muy ricos con fortunas de generaciones hasta los nuevos ricos y el resto, la que consideraríamos "gente normal", ya no tiene ninguna consideración ni estatus para ellos, todos entran en el mismo grupo: el de los becados, los pobres, los que trabajarán para ellos y, por tanto, nunca serán parte de verdad de su ámbito social, por lo que todos los que la conocen de antes de entrar en el instituto de élite la aconsejan que no diga a sus compañeros la verdad y les haga creer que es una nueva rica, lo que la creará una tensión enorme tratando de que no la descubran.

Además, esta es de esas series que si no supieramos como son las series coreanas antes de ponernos a verla, podríamos llegar a creer que los adolescentes enamorados coreanos no son como "las bombas de hormonas" adolescentes de occidente, porque por lo que veremos, podrán tener ataques de celos, llorar y declarar su amor con intensidad, pero lo que se dice besos, abrazos, o cogerse de la mano al menos... muy poquito. Es más, los protagonistas creo que se dan 3 besos en los 20 episodios que dura la serie. Bueno, en realidad creo que fueron algunos más, pero de esos que te dejan pensando que la pasión y el amor brillan por su ausencia (a pesar de lo joven que es, Park Shin Hye lleva media vida trabajando como actriz, lo que explicaría que en cuestión de besos sus personajes parezcan siempre de la "vieja escuela", mientras que a Lee Min Ho, el actor que interpreta a Kim Tan, le he visto en otros dramas y sé que, si le dejan, es de los que harán creíble una escena de beso). Pero claro, es una serie juvenil y los besos tienen que ser "aptos para todos los públicos" coreanos y son un desastre (a ojos occidentales). Bueno, en todos los casos excepto en uno, y por lo que leí fue un "beso a traición": solo le dijeron a Lee Min Ho que en esa escena habría un beso, así que a ella le pilló totalmente desprevenida. Como el contexto cuadraba y ella siguió adelante con la escena, la verdad es que el beso quedó sorprendentemente realista comparado con los anteriores, y se siente diferente cuando lo ves (yo leí esta anécdota después de ver la serie), así que me creo que "la engañaran" en esa escena para conseguir que saliera mejor.

Respecto al mundo de los negocios que refleja la serie, confieso que me perdí en un par de ocasiones (no tenía muy claro qué pasaba) y el final, como suele ser habitual en las historias asiáticas, no es tan cerrado como en occidente nos gustaría (sobre todo porque no tienen ninguna intención de continuar la historia), pero es lo suficientemente cerrada como para sentirse como un final satisfactorio que no te deje esperando una inexistente segunda temporada.

Por todo esto, considero "The Heirs" una buena serie que enganchará a los aficionados a las historias llenas de ambición, dinero, amor y poder desde un punto de vista algo más juvenil.

4  ♥ ♥ ♥ ♥

Además, os dejo este video que muestra un poco de la relación que se forma entre Eun Sang, Kim Tan y Young Do en la primera parte de la serie, cuando ya transcurre en el instituto de la élite de Corea. No me parece que pueda considerarse spoiler, así que no hay mucho riesgo si quereis ver algo de la serie antes de decidiros a verla.


 ¿Os animais a ver esta serie coreana?

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

También podría interesarte