sábado, 13 de agosto de 2011

Malditas tallas

Odio ir de compras.
En serio, es una tortura china, y de las buenas. Solo así se explica que vayamos voluntariamente cada temporada y nos convenzan para que compremos cosas porque "están de moda". ¿O me vais a decir que a vosotros nunca os ha acabado gustando algo de tanto verlo y hasta habéis picado y comprado, para al año siguiente preguntaros en que diablos estabais pensando?

Pero en realidad, esa no es la razón por la que detesto ir de compras.

La verdadera razón son las tallas de la ropa (las del calzado son historia para otro día), y es que, salvo que seas una privilegiada cuyo cuerpo corresponde con alguno de los tallajes "estándar" con los que la industria nos regala cada temporada, lo normal es que las mujeres no sepamos que talla usamos, sino que "habitualmente" usemos una y en cada tienda tengamos que redescubrir nuestra talla. Cuando no en cada prenda...
Para esto sirvió el famoso estudio del cuerpo
de la mujer española en el que se gastaron tantos millones:
Para darme la razón en que se talla mal,
y salir igual de enfadada de la tienda.

Tanto es así, que yo cuando llegué a la adolescencia empecé a decir que la ropa "estaba mal hecha", porque o por defecto o por exceso, nunca me quedaba nada bien. Así que, a las experimentaciones de la edad, se unía el que la ropa me quedara por sistema o muy prieta o muy suelta, o, el colmo de los colmos, prieta donde debía quedar suelta y suelta donde debía quedar ajustada.
Con los años, la cosa parece que mejora, ya que al menos empiezas a tener claro qué te queda bien, y descubres algunas tiendas o marcas que hacen una ropa que se adapta mejor a tu físico.
Pero también empiezan a pasar cosas "raras".
No sé si tiene algo que ver, pero después de que los diseñadores decidieran que no querían supermodelos, sino maniquíes, y las modelos empezaran a parecer esqueletos andantes, también empezaron a desaparecer en algunas marcas las tallas más grandes (ya no había XL, y a veces ni L) y si había, parecían haber encogido. Y no hablo de marcas de diseñadores superfamosos y supercaros (de hecho, ellos son los que mejor tallan), sino de marcas populares de venta en centros comerciales.
No sé quién fue el genio al que se le ocurrió esa idea, pero deberían darle pa'lpelo, porque las reacciones que provoca en la chica o mujer que se encuentra con eso, no son precisamente buenas, y pueden ir desde la incredulidad o el enfado si te das cuenta de que es cosa del fabricante, a la depresión si "crees" que has engordado tanto, y de repente ya no encuentras ropa de tu talla... ¿Es que quieren impulsar la venta de ropa de tallas grandes? Entendedme, me encanta que la industria se haya puesto las pilas y ahora haya ropa "normal" para todo tipo de personas, tengan el físico que tengan (si es que entendemos la moda como algo normal), pero no que te empujen artificialmente a ir a esas tiendas cuando tienes un físico que todo endocrino calificaría de sano.
No sé de que país son esas tallas, pero con lo que me gustaba Eva y mírala ahora...

Porque esa es otra, ¿cuándo se debería considerar que se tiene una talla grande? Hace unos meses el suplemento Mujer Hoy publicaba un reportaje hablando de las modelos de tallas grandes y me indigné, porque yo no llamaría a "eso" "talla grande". Para empezar, hablaban de que las agencias de modelos ahora tienen un departamento especialmente dedicado a las modelos que tienen "más de una talla 38", luego, para una agencia de modelos, una chica que use una talla 40, ya es una "talla grande"...
Vamos, que está gorda tenga la altura que tenga, para que vamos a andarnos con tanto eufemismo si luego lo que destacan en las fotos son las "lorzas", y en las demás fotos de las revistas salen chicas esqueléticas pero que, quizás porque estamos más acostumbrados a verlas, creemos que son "normales", y en comparación, esas chicas de talla 40 ó 42 parecen enormes. ¡Y no lo son!

¿Creéis que exagero? Yo uso una 42, pero habitualmente no lo digo. ¿Por qué? La reacción entre chicas es sorprenderse (para que los chicos reaccionen necesitan una comparativa, y normalmente no saben o no recuerdan ni su talla, como para recordar la de otras mujeres salvo que se proporcione en ese mismo momento), mirarme de arriba a bajo para comprobar, y decir algo así como "no puede ser, ¡pero si no estás gorda!".
Ya sé que no. Tengo el peso adecuado para mi altura. Y esa es la cuestión: que aunque no lo sea, al lado de cualquier modelo de hoy en día debo parecer un camión y, sin embargo, llevan años vendiéndome que ese es el modelo de belleza a la que una chica debe aspirar a parecerse.
Y lo siento, pero ya no me lo creo.

Todos somos preciosos
Entendía cuando hace años existían las top models, y las veía en fotos o en pasarelas, que eran "perfectas" porque eran especiales y únicas, pero ahora que sacan treinta esqueletos en fila, con maquillajes que las disfrazan y enmascaran para que la que destaque sea la ropa (que en muchas ocasiones parece que les quede enorme) y ellas se confundan entre si... Lo siento, pero eso no es bello ni sano. Y por supuesto, no es normal ni un cuerpo al que una mujer deba aspirar. Porque, de hecho, solo una niña puede tener esos cuerpos, y no todas. La adolescencia, en los últimos miles de años, ha tendido a proporcionarnos a las mujeres algo incompatible con esos cuerpos: tetas y culo (o, si nos ponemos finos, pechos y caderas). Y en mi experiencia, dudo de la heterosexualidad de un hombre que me diga que ese es el tipo de mujer que le gusta, aunque realmente hay gustos para todo...

¿Qué hay mujeres que son naturalmente así de delgadas y están perfectamente sanas? Por supuesto, pero quizás tan pocas como antes había "supermodelos".

Para las demás solo cabe matarse de hambre. Y la palabra clave es "matarse". Porque un régimen que te permite contarte las costillas no es algo bonito y nadie puede vivir permanentemente por debajo de su peso. Y creo más práctico y sano quererse a uno mismo y redescubrir lo hermoso que hay en nosotros, digan lo que digan las revistas y la moda del momento...

¡Aunque luego me desespere cuando voy de compras!

¿También a ti (para bien o para mal) te vuelve loca la moda?

7 comentarios :

Sarahiris dijo...

Siempre que voy a comprar ropa, salgo enfadada de alguna tienda porque en una uso una talla, en otra uso otra, sobretodo en cuanto a pantalones, que parece que cada tienda tiene su talla para ellos y acaba siendo un lío.

El otro día vi un documental sobre la anorexia y lo que más se recalcaba es que el modelo de mujer bella que se intenta transmitir por todas partes, es el de mujer con una talla menor a las 36. ¿Por qué las chicas que salen en las pasarelas no pueden llevar todas una talla 38, 40 o 42 u otra que no sea la de un palito?
Sigo sin entender por qué se pone como modelo de belleza a mujeres tan delgadas, que incluso hay veces que da cosa ver las pasarelas de moda porque en lo único en que te fijas es en los huesos que les sobresalen a las mujeres.

Ojalá se cambiasen cosas en la moda, en las pasarelas, en los anuncios, en los catálogos de ropa, en los escaparates, para ir mostrando a la gente que la verdadera belleza no está en palitos, aunque hay chicas que son delgadas por su constitución que son muy guapas, pero que dejen ya de inculcar que lo bello es lo delgado. Así cada día más y más chicas caen en problemas alimenticios debido a que necesitan y desean ser más delgadas, porque se les mete en la cabeza que eso va a ser lo más bello y lo que más va a gustar.

Me ha salido un comentario demasiado largo, sorry.

Un saludo

Athena Rodríguez dijo...

Un post muy bueno de verdad. Creo que es difícil cambiar el concepto de belleza que ha sido influido por el mundo globalizado, pero no es imposible ¡vamos! con que la gente "real" entendamos que una talla más o una talla menos no equivale a un contenedor de maldad, creo que estamos del otro lado.

No entiendo a esa gente que juzga por la apariencia, pero tampoco me quedo a esperar que cambien su visión, la vida sigue y en nosotros está, en ser congruentes con lo que pensamos y hacemos, el dar pequeños granos de arena que conlleven a una nueva significación de la estética y la belleza.

Kasumi dijo...

No quise centrarme en los problemas de anorexia y bulimia que creo que ya nadie discute están directamente relacionados con el modelo de belleza actual que nos venden, Sarahiris. Yo estoy lejos de caer en él, así que preferí centrarme en el otro efecto que he observado: en ver "gordo" hasta a quien no lo está. Me pasa a mi conmigo misma cuando me veo en foto (curiosamente no en el espejo), y me indignó saber que se consideran modelos de "tallas grandes" a partir de la 40...
Personalmente creo que ese "modelo de belleza" fue como contrapartida a las supermodelos: los diseñadores no soportaron que se hablara de ellas más que de sus diseños, y cobraban una pasta... Hoy la mayoría de las modelos son intercambiables. De pocas se recuerda la cara.

Sobre no juzgar por la apariencia, Athena, creo que lo vamos a tener más dificil, porque se ha hecho eso desde que el mundo es mundo. Lo que me cabrea es que el actual sea tan perjuicial con la salud mental y física :(

Bao Chu dijo...

lo de las tallas en las tiendas es de risa, al final no sabes ni que talla usas :P

yo siempre he sufrido los comentarios de los demas respecro a mi fisico, en mi caso, por ser delgada,que si no como para no engordar, que si soy anorexica, que si parezco enferma...soy delgada porque lo soy, si veis mis fotos siempre he sido un palilluco, pero la gente te lo dice y no se paran a pensar que yo tambien puedo tener mis inseguridades y que me pueden doler sus comentarios.
Siempre habra alguien a quien no gustemos, pero como le dije a un compañero de trabajo, lo importante es que yo me veo bien, y que a mi marido le gusto, los demás, me sobran (me acababa de decir que tenía que engordar)

Kasumi dijo...

Si estuvieras enferma de verdad, seguro que no te hubiesen hecho ese comentario, eso seguro. Pero, aunque estés bastante delgada, el problema con las tallas persiste, ergo: las marcas tallan como les da la gana.
Y bien por ti: quiérete a ti misma. Los demás son un extra ;D

Lady Boheme dijo...

Wow, pedazo de entrada, querida. PLAS PLAS PLAS

Y ahora, a comentar ;)

No sigo ninguna moda. Pero ninguna, vamos, que si algo se pone de moda, me asquea de verlo tanto. Me pasa en todas las facetas de mi vida (ahora mismo me siento incapaz de leer Canción de hielo y fuego porque está en TODAS partes), y en la ropa, claro, también.

Suelo comprar ropa en tiendas suecas (ejem, ejem), o inglesas, que tienen un tallaje más "normal", y además, tallas de sujetadores con copa A. Sí, tengo las tetas pequeñas y que en todas partes sólo exista la B me desespera, porque me sobra la mitad de la copa aunque me quede bien de espalda!!!

Y con la ropa otro tanto. Tengo el típico cuerpo español de guitarra, así que es un show comprar vestidos o bikinis o cosas que tienen la misma talla de arriba que de abajo, porque hay unas dos tallas de diferencia. ¿Me preocupa? Ahora no, pero a lo largo de mi vida esto me ha provocado complejos e incluso, problemas alimenticios. Afortunadamente, superados.

Una 42 es una talla que a mí me parece normal. 38 me parece muy poco y más sabiendo cómo tallan en la mayoría de las tiendas. Yo uso algo más, pero no me preocupa. Me preocupa ponerme en forma, eso sí, quitarme celulitis y quedarme más a gusto yo con mi cuerpo, pero no porque me lo diga un diseñador o una tienda que sólo tiene hasta la talla 36 (camuflada como una 40, que vaya tela).

Vamos, que lo importante es estar a gusto con nosotras y sanas, pero entiendo tu cabreo... Es lo más normal del mundo.

Por cierto, mi novio tiene la teoría de que, como los diseñadores son gays, las chicas son esqueléticas para parecer perchas y los modelos masculinos tiarros buenos... jaja!

Bueno, guapa, un besazo enorme!!!

Kasumi dijo...

¡Pues tu comentario tampoco se queda atrás, Lady!

Y ahora a responder ;)

En general no sigo ninguna moda: procuro comprar aquella ropa con la que me siento a gusto y que me dure bastante más de una temporada, pero a veces necesito una prenda concreta y ahí es donde la lio como no encuentre pronto lo que busco... No siempre son tan atemporales, y claro, al año siguiente casi no me la pongo y me da pena tirarla...

Lo del biquini yo lo soluciono con los típicos de triángulos: los atas a tu medida y listo. Porque hay muy pocas tiendas dispuestas a darte una talla de cada, y las cadenas que te venden cada parte por separado tampoco son tan baratas por mucho que digan.

Y la teoría de tu novio, es básicamente la misma que la del mio ;D

¡Otro beso para ti! xD

Publicar un comentario

También podría interesarte